Fondo
  Fotciencia8 19/12/2011

Exposición de las fotografías ganadoras y seleccionadas en el VIII Certamen Nacional de Fotografía Científica del CSIC y del FECYT. Del 20 de diciembre de 2011 al 12 de enero de 2012.

La misión de FECYT como instrumento del Ministerio de Ciencia e Innovación es impulsar la ciencia y la innovación, promoviendo su integración y acercamiento a la sociedad. Qué mejor manera de acercar la ciencia a la sociedad que a través de un formato artístico: un magnífico y exclusivo catálogo repleto de arte. Arte y ciencia plasmadas en unas increíbles fotografías de dimensiones reales y otras tantas tomadas a través de microscopio.

FOTCIENCIA se supera cada año. Las mágicas fotografías que participan son realizadas por investigadores en el curso de su trabajo. Lejos de los laboratorios y fórmulas a veces incomprensibles para muchos de nosotros y lejos de teorías científicas enigmáticas e indescifrables, la ciencia también puede llegar a ser cercana y comprensible, y presentarse en un formato lleno de belleza y color. Es lo que proponemos e intentamos conseguir cada año poniendo en marcha este certamen en colaboración con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC.

Con FOTCIENCIA queremos convencer a la sociedad de que la ciencia es importante, demostrar que la ciencia está en nuestra vida cotidiana y acercar a todo el mundo, de forma atractiva y sorprendente, el minucioso y excepcional trabajo de nuestra comunidad investigadora, que cada año acoge con más entusiasmo este certamen.

Por eso el jurado lo tiene cada vez más difícil tanto a la hora de elegir las imágenes ganadoras como al seleccionar unas cuantas de ellas para incluir en el catálogo.


 

Fragmento de la introducción realizada en el catálogo de la exposición por la Directora General de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), Lourdes Arana Uli.

Fotografías obtenidas de la web de FOTCIENCIA

  Entre moléculas 24/11/2011

Exposición puesta en marcha por el CSIC con motivo del Año Internacional de la Química. Del 24 de noviembre al 16 de diciembre de 2011.

La exposición “Entre moléculas” ha sido puesta en marcha en conmemoración del Año Internacional de la Química 2011 por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y ofrece una visión amena, divulgativa y didáctica de la Química. 

La muestra está dirigida a toda la población, con especial atención a los jóvenes estudiantes de los distintos ciclos educativos de secundaria. Está compuesta por 22 paneles que introducen al visitante en el papel central de la Química y sus aportaciones a la humanidad.

El contenido de la exposición, comisariada por Bernardo Herradón, Investigador Científico del CSIC, ofrece una primera visión general de la química y su papel central en la ciencia, seguida de un repaso breve de las principales aportaciones realizadas a lo largo de la historia. En un tercer bloque, se adentra en la química en relación con grandes campos como el medio ambiente, la salud, la energía y la alimentación, poniéndolos en relación con la investigación desarrollada en los laboratorios españoles.

El material de la exposición se complementa con tres unidades didácticas (adaptadas a los distintos niveles educativos).

  Be violent 21/10/2011

Exposición de Antonio Fernández Alvira. Del 21 de octubre al 18 de noviembre de 2011. De lunes a viernes, de 18 a 20 horas y sábados de 19 a 21 horas. Festivos cerrado.

Un puñetazo en el rostro de la piedad es uno de los actos sin los que no se desprende nadie del regazo de la madre
Escritos sobre literatura , Hermann Hesse.

 

El artista que presentamos en la Sala de Exposiciones "Francisco de Gayo", ganador del 8° Premio de Expresión Plástica de la Fundación Ramón J. Sender, lleva mucho tiempo reflexionando sobre la construcción de la identidad masculina. En el año 2007, la Diputación de Huesca le concedió la prestigiosa beca Ramón Acín por el proyecto titulado "Constructing my identity" / Construyendo mi identidad  en la que Antonio Fernández Alvira, a través de un buen número de dibujos de cuerpos masculinos en diversos tamaños y posturas  redibujados mediante la técnica del bordado , especulaba sobre la analogía entre cuerpo e identidad.

Durante el tiempo transcurrido desde entonces, Fernández Alvira ha continuado con la línea de trabajo iniciada en aquel momento y en un recorrido, inverso en cuanto a cronología, se ha ido retrotrayendo hasta aquellos momentos en los que el protagonista, en este caso con género masculino, se enfrenta a los primeros retos, a los primeros miedos. "Los comportamientos que rigen lo aceptado como masculino en la sociedad suelen ser en gran medida preestablecidos y estereotipados: honor, valentía, fuerza, destreza, poder... son algunos de los valores que se le presuponen al prototipo de hombre que es calificado como masculino, el cual debe, no sólo mostrarse poseedor de éstos sino también demostrarlos ante los demás" nos dice el artista.

La presente exposición surge de todo este proceso introspectivo; del análisis de vivencias, conocidas desde él mismo o descubiertas a través de los otros. El dibujo, la pintura, los bordados... lenguajes perfectamente dominados por Fernández Alvira, integrado como artista en una tradición figurativa muy sutil, devienen en instrumentos necesarios para la transferencia de la idea  que se antepone a los aspectos formales con la que se nos muestra  y para la reflexión.

Como se puede apreciar en el catálogo editado para esta exposición, estamos ante una obra de gran interés plástico y conceptual, que difícilmente nos va a dejar indiferentes. La construcción de la identidad femenina, analizada con profusión desde la segunda mitad del pasado siglo XX por artistas de la categoría de Cindy Sherman o Louise Bourgeois, por citar dos ejemplos, había dejado en un segundo plano la revisión de los estereotipos sobre los que se cimienta lo que denominamos masculinidad. Esa, demasiadas veces, "masculinidad tóxica" en la que Fernández Alvira se inmiscuye. Animamos al artista a seguir con su trabajo y deseamos que esta muestra sirva para que todos y todas nos sigamos haciendo preguntas.

 

María Jesús Buil

  Somontanos. Fernando Alvira Banzo. 01/09/2011

Del 1 de septiembre al 14 de octubre de 2011. De lunes a sábado de 19 a 21 h. Festivos cerrado. Entrada libre.

Como bien decía Machado, la infancia son recuerdos. Recuerdas que, con el paso del tiempo, aparecen retocados, perfeccionados, embellecidos por nuestra imaginación hasta tal punto que en pocas ocasiones el reencuentro con los paisajes de nuestra infancia nos lleva a concluir que, sin duda, son ellos los que han cambiado, tan diferentes en nuestra imaginación a como ahora se nos muestran. Y es aquí donde la mano y la paleta del pintor se alían con nosotros; se conviernten en herramienta poderosa que recoge la esencia del paisaje, la resume, la traduce y, eliminando lo superfluo, nos devuelve la quimera.

"Fotografío lo que no deseo pintar y pinto lo que no puedo fotografiar" afirmaba  Man Ray. Seguramente algo parecido siente Fernando Alvira Banzo cuando viaja provisto de pinturas, pinceles y cuadernos con hojas siempre a punto para inmortalizar esos instantes únicos, irrepetibles en los que las luces - o las sombras - ejercen su influencia decisiva. El eterno problema de la representación tridimensional de un paisaje en una superficie plana...

"Somontanos" es el título de la exposición. Y con absoluta generosidad, Alvira Banzo nos ha abierto su estudio y ha seleccionado una treintena de obras, la más antigua del 68; las más recientes, - desprenden el característico olor del aceite mezclado con pigmento - , de esta primavera. Una muestra en la que podemos apreciar la evolución de un artista que desde sus inicios se ha mostrado atraído por el paisaje; desde aquellas plumillas preciosistas con las que cada semana nos descubría sugestivos "Rincones del Alto Aragón" en el periódico, a los "Paisajes viajados", como él mismo los denominó, captados a través de las ventanillas de los medios de locomoción con los que se desplazaba por la geografía nacional.

Inauguramos en la Sala Francisco de Goya del Centro de la UNED en Barbastro esta exposición, coincidiendo con las fiestas de la ciudad. Numerosas personas regresarán por unos días a su lugar de origen y disfrutarán, no nos cabe duda, reviviendo los paisajes de su infancia, al natural y a través de las pinturas de Fernando Alvira Banzo. El interés de la muestra es evidente, desde las pequeñas acuarelas realizadas in situ, más ajustadas a la realidad, hasta las obras de gran formato y sorprendente riqueza cromática en las que el color se utiliza con absoluta libertad, con la clara intención de transmitir aquellas sensaciones que se apoderan del artista en el momento de la creación. Porque hay tantos Somontanos posibles como espectadores recurrentes; seguro que alguno de ellos coincidirá con aquél que se grabó en nuestra memoria para siempre.

María Jesús Buil
Directora de la sala de exposiciones

  Martínez Carnicer "educar en azul" 02/06/2011

Del 2 de junio al 9 de julio de 2011. De lunes a viernes de 19 a 21 h. Festivos cerrado. Entrada libre.

Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de lluvia tras los cristales...
ANTONIO MACHADO
 
 
Martínez Carnicer es una artista que compagina su labor creativa con la docencia, y se le nota. En una parte muy significativa de las obras que conforman la exposición que presentamos en la Sala Francisco de Goya del Centro de la UNED en Barbastro, aparecen como protagonistas elementos que componen la cotidianidad de un día cualquiera de sus clases: mesas, sillas taburetes, cuadernos milimetrados... le sirven a la artista como puntos de partida para la imaginación y, cómo no, para la reflexión.
Nada es exactamente lo que parece en los cuadros de Martínez Carnicer. La realidad, subjetiva, que irradian las pinturas, pone de manifiesto la presencia de sujetos que, aun cuando no se ven representados, conforman los elementos esenciales de cada obra. La transformación del escenario que a través de la imaginación crea la artista, nos puede recordar a algunas de las obras iniciales de Louise Bourgeois cuya capacidad innata para atrapar la fantasía, o el deseo de huida de una realidad tan alejada del pálpito de la vida, la hacía transformar simples paños o bayetas de cocina en hermosas playas con sombrillas mecidas por la brisa...
Hemos hablado muchas veces de que la obra de arte, el proceso artístico, no se completa hasta que los espectadores, a través de una mirada reflexiva, cargada de experiencia y no exenta de imaginación, la hacen suya. "La obra y los espectadores entablan un simulacro de juego determinado por la posición que la primera ocupa en el espacio y los movimientos físicos que los segundos se ven forzados a realizar para captarla en condiciones óptimas", nos dice Simón Marchán, y aun cuando en este texto el profesor parece únicamente estar hablando de la obra arquitectónica, la frase expresa con rotunda claridad -mayor aún si cambiamos lo de "movimientos físicos" por "procesos mentales"- lo expresado más arriba.
Pilar Martínez Carnicer nos acerca con sus obras a un género como el realismo mágico, en tanto que realidad alterada, como lo describe Franz Roh, desprovisto de elementos innecesarios. Nada hay en ellas que no resulte esencial para componer la historia o, mejor dicho, "las historias" que nos narran. En tanto que nuestro cuerpo físico permanece necesariamente confinado -en este caso en el aula- la imaginación se transforma en nuestra aliada y nos libera. De igual modo que Machado, en el magnífico poema que prologa este escrito, nos habla de un mundo que está dentro y que, a través de los cristales percibe otra realidad, tan próxima y tan lejana... el componente plástico/poético en la obra de Martínez Carnicer nos introduce en un tiempo, en un instante, accesible exclusivamente a través de la imaginación.
 
Que nos dejemos llevar es lo que nos propone la artista y lo que desde aquí sugerimos. Sólo así estará garantizado el disfrute.
 
María Jesús Buil
Directora de la sala de exposiciones

  Nos-otroS-Otros-noS 10/05/2011

Fotografías de Jacques Valat. Del 10 al 31 de mayo de 2011. De lunes a viernes de 18 a 20 h. Sábados de 19 a 21 h. Festivos cerrado. Entrada libre.

... el bisabuelo es feliz porque ha perdido la memoria que tenía. El bisnieto es feliz porque no tiene, todavía, ninguna memoria. He aquí, pienso, la felicidad perfecta. Yo no la quiero.
EDUARDO GALEANO. (El libro de los abrazos)
 

La imagen ha sido siempre una realidad viva en el entorno humano y no podemos considerarla una característica de nuestra época por el mero hecho de disponer de una representación "objetiva" como es La fotografía, advierte Doménech Font en su libro "El poder de la Imagen".

Y qué razón tiene. Desde los inicios de lo que denominamos pre historia, los seres humanos hemos mostrado un interés especial en transmitir a las siguientes generaciones, en dejar constancia de todas aquellas actividades que desarrollaba la comunidad en general o alguno de los individuos en particular. Las tallas, grabados e incisiones efectuadas en las herramientas más rudimentarias, las pinturas rupestres, o las más variadas representaciones de las actividades cotidianas en el interior de las pirámides de Egipto, son sólo algunas rnuestras de esta aspiración comunicativa, que bien podríamos designar como deseo de trascendencia.

Pictogramas, ideogramas, jeroglíficos... aparecen mucho antes que la escritura alfabética y se encargan de traspasar las fronteras temporales, preservando el legado de los conocimientos adquiridos para que sean re conocidos por quienes nos sucedan. Porque como apunta Galeano en la frase del inicio de este escrito, la memoria es consustancial al ser humano, todos y todas la preservamos, a pesar de que no siempre nos proporcione felicidad. La resguardamos aunque nos duela.

Las fotografías que se presentan en este catálogo, bajo el sugerente título de "Nos otros otros nos";  encomendadas desde el Centro de Estudios y Recursos de la Memoria de las Migraciones de Aragón al acreditado fotógrafo y reportero gráfico Jacques Valat , nos muestran la cotidianeidad de diversos inmigrantes que, desde los más variados puntos de la geografía planetaria, han llegado hasta nuestra Comunidad Autónoma, Aragón, para construir el futuro junto a quienes  por feliz casualidad, no lo olvidemos  nacimos en esta tierra.

El poder que adquieren las imágenes  los personajes y el entorno en el que se fotografían  logran que la lectura no se agote en lo que representan, que se multiplique: me gusta cuando la mirada descubre elementos que dicen más de los protagonistas que unas páginas escritas; inscribir a cada personaje en su marco de vida para que se afirme mejor en el que yo le ofrezco" nos dice Valat. En cada mirada, en cada sonrisa, en cada gesto, les reconocemos y, no podría ser de otra manera, nos reconocemos.

Frente a la espectacularidad postura[ con que muestra a los personajes,  generalmente recreada como elemento diferenciador por algunos artistas actuales que utilizan la fotografía como medio de expresión, Jacques Valat sitúa a sus protagonistas en su entorno cotidiano y solo tras el contacto prolongado, la conversación calmada y apacible, el compartir vivencias, se aventura a inmortalizarlos con la cámara.

A cada uno de los hombres y mujeres fotografiados por Valat se les puede aplicar aquello que Carlos Fuentes escribió sobre las fotografías de Juan Rulfo: "Poseen una riqueza inmediatamente reconocible. Se llama dignidad. No siempre la alegría, pero fa dignidad sí. Las calamidades de 1a historia no están ausentes; pero Rufo nos recuerda que si e1 espacio es configuración (e1 no yo que protege a1 yo, citando a Baroja) el tiempo es transformación" "La maravillosa dignidad de las figuras humanas retratadas por Rulfo no es ajena a su estar enraizadas ante el espacio que configura y el tiempo que transforma".

Las fotografías tomadas por Jacqes Valat, y magníficamente interpretadas, como el propio Valat nos recuerda, en el laboratorio parisino de Jean Yves Bregand, poseen belleza, sosiego y serenidad. Nos hablan de la entereza de esos hombres y mujeres que por alguna circunstancia se han visto forzados a alejarse del país donde nacieron y, buscando nuevos horizontes, han llegado hasta Aragón. A este Aragón que, en tiempos no demasiado lejanos, vio marchar también a muchos de sus hijos. En este punto converge la historia de las gentes.

Intuimos que detrás de estas imágenes luminosas, detrás de cada uno de los personajes que las componen hay deseos, expectativas, sueños e inquietudes. Como las hay en cada una y en cada uno de los habitantes de esta tierra.

Ojalá, al contemplar las imágenes que conforman esta interesante Exposición, nos sintamos reflejados en sus rostros. Porque solo así favoreceremos el acercamiento entre nosotros y ellos. Entre esos "otros nos" que al fin y al cabo son como "nos otros".

 

MARÍA JESÚS BUIL SALAS
Director de las sala de exposiciones UNED-Barbastro


 

  Esto es LIBRO 24/03/2011

Exposición de Isabel Biscarri. Del 24 de marzo al 7 de mayo de 2011. De lunes a viernes de 18 a 20 h. Sábados de 19 a 21 h. Festivos cerrado. Entrada libre.

 Ahora -dijo don Quijote- que no ha sido sabio el autor de mi historia,
algún ignorante hablador, que,
a tiento y sin algún discurso, se puso a escribirla, salga a lo que saliere,
como hacía Orbaneja, el pintor de Úbeda, al cual preguntándole qué pintaba,
respondió: "Lo que saliere".
Tal vez pintaba un gallo, de tal suerte y tan mal parecido, que era menester
que con letras góticas escribiese junto a él: "Éste es gallo".
Y así debe ser mi historia, que tendrá necesidad de comento para entenderla.

Somos el conjunto de todas las historias vividas, tanto las del mundo real como las soñadas y leídas que, amalgamadas, crean nuestros cimientos. Las lecturas, como los sueños nocturnos o nuestras fantasías, forman parte de una de las capas más ocultas de nuestra vida. Los libros que nos acompañan y releemos y revivimos, siempre con distintos resultados, construyen parte principal del aparato motor de nuestros sentimientos.
A modo de instalación, Esto es Libro, sugiere un paseo entre columnas y pilares.
 
Unos firmes y recién levantados; otros ya cansados y derruidos. Estructuras construidas a base de más de un centenar de libros plegados. El objeto libro como elemento escultórico: sólidos de revolución apilados en contraposición a su aparente fragilidad. Enfrentados en obvia paradoja a imágenes de columnas reales deconstruidas por el lenguaje fotográfico. Las imágenes que evocan nuestros recuerdos, leídos o soñados, siempre fragmentadas y sesgadas por el momento de nuestra ensoñación.
 
Lo que somos por debajo de las innumerables máscaras del día a día. El yo, que se asoma sólo a veces, en vertiginosa aparición ante nosotros, como un truco de prestidigitación; así los libros, al mostrar su estructura formal interna, nos alejan de su función lectora y nos acercan a la esencia de las imágenes ensoñadas que provocan.
 
El título de esta exposición es un homenaje al fallecido pintor mexicano Alberto Gironella, que no supo entender la vida sin la lectura, que le acompañó de modo tan incansable e implacable como la pintura.

 Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al navegar por este sitio, consideramos que acepta el uso que hacemos de ellas.
Puede cambiar la configuración de cookies en cualquier momento. Para más información, puede consultar nuestro documento de politica de cookies

Cerrar